dimarts, 23 d’octubre de 2012

SOS Erasmus !

Artículo publicado en el diario La Vanguardia el día 21 de octubre de 2012

Una vez más, el Ministerio de Educación nos deja aturdidos. La movilidad europea de estudiantes Erasmus, uno de los programas de mayor éxito que fomenta la ciudadanía europea y los intercambios académicos, está tocado de muerte en España. El presupuesto del Ministerio para el año 2013 para las becas Erasmus se quedará en tan solo 15 millones de euros. El año 2011 la partida fue de 62.8 millones y este año es de unos 40 millones. El recorte, pues, caso de confirmarse las cifras, será de cerca de un 75% en solo dos años. La cuantía actual de las becas se divide en tres partes, aportadas entre la Unión Europea, la de las comunidades autónomas para ayudas al desplazamiento y la del Ministerio de Educación (que este año estará, dependiendo de las solicitudes, entre los 100 y 120 euros mensuales). Con el recorte previsto para el 2013 la cuantía aportada por el Ministerio será sensiblemente menor.

El Estado español es el país que más Erasmus envía al resto de Europa, y también el que más recibe. Para poner una cifra ilustrativa, España ha pasado de los 95 estudiantes con beca Erasmus al resto de Europa el curso 1987/88 a los 31.427 estudiantes el curso 2010/11. Y ha pasado de recibir 9.455 estudiantes europeos el curso 1996/97 a recibir 28.622 el curso 2009/10. Cataluña, asimismo, aunque sin ser la comunidad autónoma más activa (tiene por delante las comunidades de Madrid, Andalucía y Valencia) ha sido también muy dinámica, con unos 3.200 jóvenes catalanes en el extranjero de media en los últimos cursos.

Desde su puesta en marcha el año 1988, el programa Erasmus ha sido un éxito rotundo. En primer lugar, porque ha permitido la movilidad intraeuropea a miles de jóvenes que han podido complementar sus estudios universitarios con un semestre en una universidad de otro país. Con un enriquecimiento académico, cultural y personal impagables. Los estudiantes Erasmus han interiorizado la normalidad de pensar y vivir en clave internacional, han mejorado el aprendizaje de lenguas, han abierto puertas a proyectos de todo tipo, han mejorado enormemente su ocupabilidad. Son la juventud europea más cualificada y preparada para la sociedad que queremos, la del conocimiento, la del progreso social y la competitividad económica. Asimismo, el programa ha sido un éxito por el hecho de haber cultivado una auténtica ciudadanía europea entre los jóvenes. El programa Erasmus, se ha dicho, es lo mejor que se ha hecho para construir una identidad europea. Como dice la propia Unión, construir una Europa unida no puede olvidar la cultura y la educación, como declaró Jean Monnet y tal como se recoge en el Consejo Europeo de Lisboa del año 2000.

Sin duda, hacer recaer el ahorro de las cuentas públicas en la educación es una de las peores, si no la peor, inversión que podemos hacer como país. Observemos sino qué hacen países tan cercanos como Francia y Alemania. Para ellos, a pesar de la crisis y la reducción del gasto público, la apuesta por la educación sigue siendo una prioridad de primer orden. No hacerlo nos hipotecará durante muchos años.
  
Josep M. Vilalta
Secretario Ejecutivo, Associació Catalana d’Universitats Públiques (ACUP)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada