dimarts, 8 de maig de 2012

Massachusetts - Catalunya

Artículo publicado en el diario La Vanguardia el día 7 de mayo de 2012


El sueño de Catalunya es convertirse algún día en la Massachusetts de Europa. Así lo manifestaba recientemente el Presidente de la Generalitat cuando se fijaba en este Estado norteamericano como un referente a seguir por nuestro país. Con una población similar, Massachusetts se proyecta al mundo como una economía potente, que basa su potencial en una apuesta clara y rotunda por la educación, la investigación científica y la innovación. Dispone de un sistema universitario sólido y con referentes internacionales como el MIT, la Universidad de Harvard o la de Boston. Se trata del cuarto estado de los USA en renta per cápita, con una tasa de paro del 6.9%, una de las más bajas de los Estados Unidos, y con un sistema político abierto y progresista. Sin duda, todo un modelo de referencia.


Sin embargo, nuestra realidad parece alejarnos día a día de este sueño. Sobre todo si atendemos a las últimas noticias que llegan del Gobierno central. Un Estado español implacable e indiscriminado quiere recortar un 25% los fondos para la investigación científica y tecnológica y pretende ahorrar 3.000 millones de euros en el sistema educativo. Todo ello a pesar de que la Unión Europea y los expertos señalamos que ese no es el camino, sino uno totalmente contrario. Apostar por la educación y la investigación debería ser uno de nuestros principales pilares como sociedad. Pretender “ahorrar” en educación o en investigación e innovación es hipotecar nuestro modelo de sociedad y de economía avanzadas. Tan solo cabe mostrar algunas cifras contundentes: Massachusetts invertía el año 2010 el 6% del PIB en educación, España el 4.6% y Cataluña tan solo el 3.8%; el año 2008, Massachusetts invertía el 5.5% de su PIB en I+D, España el 1.35% y Cataluña el 1.62%.

En octubre de 2009 publicaba en este mismo medio un artículo titulado “El modelo de país, en juego”. Destacaba que los recortes del Estado para la I+D para 2010 podrían parecer anecdóticos o responder al contexto de austeridad del gasto público, pero no lo eran. Respondían a una cultura política débil, a una conciencia social poco exigente para que la educación, las universidades y la ciencia sean prioridades colectivas de primer orden. Dos años y medio después la situación permanece invariable o incluso se ha visto agravada. Solamente la presión social y esos referentes internacionales como Massachusetts nos pueden hacer cambiar el rumbo.


Josep M. Vilalta
Secretario Ejecutivo, Associació Catalana d’Universitats Públiques (ACUP)

1 comentari:

  1. Ya, y que gobiernen tipos como el Governor Romney.

    Y el 50% de los fondos que recibe el MIT son para fines militares, no lo olvidéis.

    ResponElimina