divendres, 31 de gener de 2014

Nou web / Nueva web / New web - www.jmvilalta.com

Us comunico que a partir d’avui disposareu de tota la informació actualitzada al meu nou lloc web: www.jmvilalta.com. Trobareu informació, articles i documentació diversa sobre els meus àmbits de treball principals:
  • §  Política i gestió universitària
  • §  Política i gestió de la recerca i la innovació
  • §  Política i gestió educativa  
  • §  Gestió pública

A més, hi trobareu informació sobre informes, llibres, documents d’interès, estudis internacionals i països amb els que mantinc relació, i un enllaç permanent al Twitter via @JosepMVilalta

Gràcies per la vostra confiança i col·laboració!



Os comunico que a partir de hoy dispondréis de toda la información actualizada en mi nueva web: www.jmvilalta.com. Encontraréis información, artículos y documentación diversa sobre mis ámbitos de trabajo principales:
  • §  Política y gestión universitaria
  • §  Política y gestión de la investigación y la innovación
  • §  Política y gestión educativa
  • §  Gestión pública
a

Además, podréis encontrar información sobre informes, libros, documentos de interés, estudios internacionales y países con los que mantengo relación, así como un enlace permanente al Twitter vía @JosepMVilalta 

Gracias por vuestra confianza y colaboración! 



I am pleased to announce that as of today you will find all the updated information on my new website: www.jmvilalta.comYou will find information, articles and various documents on my main areas of work:
  • Higher Education Policy and Management
  • Research and Innovation Policy and Management 
  • Education Policy and Management
  • Public Management 


You will also find information on reports, books, documents of interest, international studies and countries that I am related with, and a permanent link on Twitter via @JosepMVilalta

Thank you for your trust and cooperation! 

dimecres, 8 de gener de 2014

Europa-Cataluña: 7 años clave

Artículo publicado en el diario ARA el día 6 de enero de 2014 

2014-2020: siete años que serán claves para el futuro de Europa, también decisivos para Cataluña. Durante este periodo la Unión Europea desplegará las políticas más ambiciosas que nunca ha ejecutado en materia de competitividad e innovación. La finalidad es consolidar una sociedad y una economía intensivas en conocimiento y en valor añadido, que permitan la competitividad europea en el mundo y el mantenimiento del bienestar social. Estas metas ya fueron fijadas en la Estrategia 2020 de la Unión Europea, que apuestan por un crecimiento inteligente, sostenible e inclusivo. Si lo aplicamos a nuestra realidad, se trata de una auténtica encrucijada histórica: promover una Cataluña basada intensamente en el conocimiento y la innovación que genere, al mismo tiempo, cohesión social. Transitar hacia este modelo puede parecer excesivamente ambicioso, pero no tenemos alternativa. O, de hecho, sí la tenemos pero creo que no es la que queremos: un país periférico de bajo perfil, un capital humano poco cualificado y una economía basada en la mano de obra barata y concentrada en sectores de escaso valor añadido.

En el ámbito europeo, esta ambiciosa estrategia se concreta principalmente en el periodo 2014-2020 en tres grandes programas: Horizonte 2020, Fondos Estructurales y Erasmus +. El programa Horizonte 2020 es la apuesta de la Unión Europea para incentivar la investigación y la innovación. El programa destinará unos 80 billones de EUR en siete años que, ejerciendo de tractor de la financiación privada, pretende dar un salto cualitativo en el impacto de los resultados de la investigación en la economía. Por su parte, las políticas de cohesión tienen un presupuesto de cerca de 400 billones de EUR para el período 2014 a 2020 para alcanzar los objetivos mencionados: crecimiento y empleo, lucha contra el cambio climático y la dependencia energética, y reducción de la pobreza y la exclusión social. Específicamente, los fondos estructurales (FEDER, 140 billones) se dirigen, por una parte, a disminuir las diferencias económicas y sociales entre las regiones europeas y, por otro, promover economías regionales competitivas y especializadas. Es en este sentido que la Comisión Europea ha impulsado la "Estrategia Europea de Especialización Inteligente" (RIS3) para facilitar que las regiones definan su plan de estrategia de especialización competitiva a partir del cual se orientarían las inversiones de los fondos estructurales. Finalmente, con respecto al Programa Erasmus +, tiene por objetivo fomentar las capacidades y la empleabilidad de los jóvenes. Con un presupuesto de 14.7 billones de EUR para siete años, Erasmus+ dará oportunidades a más de 4 millones de europeos para estudiar, formarse y realizar prácticas laborales en el extranjero, favoreciendo la cooperación entre el mundo de la educación y el mercado laboral.


Las evidencias muestran que los países son ricos y competitivos porque, entre otros factores, invierten en investigación e innovación, y no a la inversa. La historia reciente también nos cuenta como en los países más desarrollados la educación y la investigación son políticas estratégicas de largo recorrido y consideradas claves, sea cual sea el color político del gobierno de turno.

Cataluña necesita imperiosamente aprovechar al máximo las oportunidades que todos estos programas europeos pueden aportar, a pesar de ser altamente competitivos. El tejido empresarial catalán requiere hacer este salto hacia la innovación y la creación de valor añadido en un escenario de competitividad internacional, algo nada sencillo dada la tipología de empresas micro, pequeñas y medianas, y la apuesta todavía escasa por la I + D en la empresa. Pero también disponemos de activos nada despreciables: en los últimos años, las universidades públicas han sido las cuartas de toda la Unión en captación de fondos europeos del Programa Marco de I + D: han pasado de captar 94.9 millones de EUR en el 6º Programa Marco a obtener 239.4 millones de EUR en el 7º Programa Marco. Y Cataluña es el quinto país europeo en la captación de fondos competitivos del European Research Council. La alianza empresas- universidades en Cataluña es más necesaria que nunca para transferir todo este conocimiento a la economía y convertirlo en innovación y valor añadido. Una vez más, la comparativa con el caso de Israel nos indica el camino que debemos recorrer: Israel es capaz de crear 4.800 start- ups y Cataluña tan sólo 250, cuando las capacidades y la producción científicas son bastante similares.


Europa apuesta decididamente por la investigación, la innovación y el crecimiento en el horizonte 2020. Para Cataluña es una oportunidad histórica para sumarse al tren de los países más avanzados: no hacerlo nos puede llevar a quedar relegados durante décadas.

dimarts, 7 de gener de 2014

Europa-Catalunya: 7 anys clau

Article publicat al diari ARA el dia 6 de gener de 2014 

2014-2020: set anys que seran claus pel futur d’Europa, també decisius per a Catalunya. Durant aquest període la Unió Europea desplegarà les polítiques més ambicioses que mai ha executat en matèria de competitivitat i innovació. La finalitat és consolidar una societat i una economia intensiva en coneixement i en valor afegit, que permeti la competitivitat europea al món i el manteniment del benestar social. Aquestes fites ja van ser fixades a l’anomenada Estratègia 2020 de la Unió Europea, que aposten per un creixement intel·ligent, sostenible i inclusiu. Si ho apliquem a la nostra realitat, es tracta d’una autèntica cruïlla històrica: promoure una Catalunya basada intensament en el coneixement i la innovació que generi, alhora, cohesió social. Transitar cap a aquest model pot semblar excessivament ambiciós, però no tenim alternativa. O de fet, si la tenim però crec que no és la que volem: un país perifèric de baix perfil, un capital humà poc qualificat i una economia basada en la mà d’obra barata i concentrada en sectors d’escàs valor afegit.

En l’àmbit europeu, aquesta ambiciosa estratègia es concreta principalment en el període 2014-2020 en tres grans programes: Horitzó 2020, Fons Estructurals i Erasmus+. El programa Horitzó 2020 és l’aposta de la Unió Europea per incentivar la recerca i la innovació. El programa destinarà uns 80 bilions d’EUR en set anys que, exercint de tractor del finançament privat, pretén fer un salt qualitatiu en l’impacte dels resultats de la recerca en l’economia. Per la seva banda, les polítiques de cohesió tenen un pressupost de prop de 400 bilions d’EUR pel període 2014-2020 per assolir els objectius esmentats: creixement i ocupació, lluita contra el canvi climàtic i la dependència energètica, i reducció de la pobresa i l'exclusió social. Específicament, els fons estructurals (FEDER, 140 bilions) s’adrecen,  d’una banda, a disminuir les diferències econòmiques i socials entre les regions europees, i de l’altra, a promoure economies regionals competitives i especialitzades. És en aquest sentit que la Comissió Europea ha impulsat l’”Estratègia Europea d’Especialització Intel·ligent” (RIS3) per tal de facilitar que les regions defineixin el seu pla d’estratègia d’especialització competitiva a partir del qual s’orientarien les inversions dels fons estructurals. Finalment, pel que fa al Programa Erasmus+, té per objectiu fomentar les capacitats i la ocupabilitat dels joves. Amb un pressupost de 14.7 bilions d’EUR pels set anys, Erasmus+ donarà oportunitats a més de 4 milions d’europeus per a estudiar, formar-se i realitzar pràctiques laborals a l’estranger, afavorint la cooperació entre el món de l’educació i el mercat laboral.



Les evidències ens mostren que els països són rics i competitius perquè, entre d’altres factors, inverteixen en recerca i innovació, i no pas a la inversa. La història recent també ens explica com en els països més desenvolupats l’educació i la recerca són polítiques estratègiques de llarg recorregut i considerades claus, sigui quin sigui el color polític del govern de torn.

Catalunya necessita imperiosament aprofitar al màxim les oportunitats que tots aquests programes europeus poden aportar, malgrat ser altament competitius.  El teixit empresarial català requereix fer aquest salt cap a la innovació i la creació de valor afegit en un escenari de competitivitat internacional, cosa gens senzilla donada la tipologia d’empreses micro, petites i mitjanes, i l’aposta encara minsa per l’R+D a l’empresa. Però també disposem d’actius gens menyspreables: en els darrers anys, les universitats públiques catalanes han estat les quartes de tota la Unió en captació de fons europeus del Programa Marc d’R+D: han passat de captar 94.9 milions d’EUR en el 6è Programa Marc a obtenir-ne 239.4 milion d’EUR en el 7è Programa Marc. I Catalunya és el cinquè país europeu en la captació de fons competitius de l’European Research Council. L’aliança empreses-universitats a Catalunya és més necessària que mai per transferir tot aquest coneixement a l’economia i convertir-lo en innovació i valor afegit. Un cop més, la comparativa amb el cas d’Israel ens indica el camí que hem de recórrer: Israel és capaç de crear 4.800 start-ups i Catalunya tan sols 250, quan les capacitats i la producció científiques són força similars.


Europa aposta decididament per la recerca, la innovació i el creixement en l’horitzó 2020. Per a Catalunya és una oportunitat històrica per sumar-se al tren dels països més avançats: no fer-ho ens pot dur a quedar relegats durant dècades.       

dimarts, 17 de desembre de 2013

¿Y si fuéramos como Dinamarca?

Artículo publicado en el diario La Vanguardia el día 12 de diciembre de 2013   

Son tiempos críticos para Cataluña. Momentos de reflexión sobre el futuro como país. Por ello es útil y necesario disponer de referentes y poder aprender de las sociedades más dinámicas y desarrolladas. Un buen ejemplo puede ser Dinamarca, donde una delegación de la ACUP hizo recientemente una inmersión en su sistema de educación superior y de investigación.

Con una población de 5.6 millones, Dinamarca ha hecho históricamente una clara apuesta por una sociedad justa y de progreso. No en vano es uno de los países del mundo con una renta per cápita más alta y uno de los que tiene la distribución de renda más igualitaria. Su cultura política ha estado caracterizada por la transparencia, la búsqueda del consenso y los grandes acuerdos entorno las cuestiones esenciales como país. Entre estos consensos encontramos en las últimas décadas una apuesta clara y decidida por la educación (en todos sus niveles y etapas) y por la investigación científica. Dinamarca destina el 8.7% del PIB a educación (Cataluña el 5.2% y bajando) y el 3.15% del PIB a investigación y desarrollo (Cataluña el 1.51%). La educación es pública y gratuita. La tasa de paro es de tan solo el 7.5%, con un tejido empresarial diverso y competitivo: en el European Innovation Scoreboard ocupa la tercera posición  (España la 17). Anualmente el gobierno danés destina unos 2.100 millones de euros a las universidades (755 millones en Cataluña), invirtiendo a partes iguales entre formación e investigación, y cuenta con más de 30.000 profesores en las 8 universidades. Su impacto científico es alto y genera una tasa muy remarcable de patentes. A pesar de todo ello, las autoridades siguen apostando por la educación y por la I+D como políticas capitales: el Plan Dinamarca 2020 propone, entre otros objetivos, que los escolares daneses deberían de ser de los más inteligentes del mundo, y que el país esté entre los primeros en la creación de igualdad de oportunidades. Asimismo, se propone que por lo menos el 60% de cada cohorte de edad complete algún tipo de educación superior.

Sin duda no se pueden importar realidades económicas ni tradiciones culturales, pero en el debate sobre el futuro de Cataluña necesitamos referentes como los de Dinamarca. Nos muestran con tozudez que otra sociedad es posible: un país donde la educación y la creación de valor y de conocimiento está en el centro de su razón de ser. Apostamos por ser la Dinamarca del sur de Europa?

divendres, 13 de desembre de 2013

I si fóssim com Dinamarca?

Article publicat al diari La Vanguardia el dia 12 de desembre de 2013   

Són temps crítics per Catalunya. Moments de reflexió sobre el futur com a país. Per això és útil i alhora necessari disposar de referents i poder aprendre de les societats més dinàmiques i desenvolupades per poder-nos-hi emmirallar. En aquesta línia, un bon exemple pot ser Dinamarca, on una delegació de l’ACUP va fer recentment una immersió en el seu sistema d’educació superior i de recerca.

Amb una població de 5.6 milions, Dinamarca ha fet històricament una aposta clara per una societat justa i de progrés. No en va és un dels països del món amb una renda per càpita més alta i una de les que té la distribució de renda més igualitària. La seva cultura política ha estat caracteritzada per la transparència, la recerca del consens i els grans acords a l’entorn de les qüestions essencials com a país. En aquests consensos hi trobem a les darreres dècades una aposta clara i decidida per l’educació (en tots els seus nivells i etapes) i per la recerca científica. Dinamarca destina el 8.7% del PIB en educació (Catalunya el 5.2% i baixant) i el 3.15% del PIB en recerca i desenvolupament (Catalunya el 1.51%). L’educació és pública i gratuïta. La taxa d’atur és tan sols del 7.5%, amb un teixit empresarial divers i competitiu: en l’European Innovation Scoreboard ocupa la tercera posició  (Espanya la 17). Anualment el govern danès destina uns 2.100 milions d’euros a les universitats (755 milions a Catalunya), invertint a parts iguals entre formació i  recerca, i compta amb més de 30.000 professors a les 8 universitats. El seu impacte científic és alt i genera un nombre considerable de patents. Malgrat tots aquests indicadors, les autoritats polítiques segueixen apostant per l’educació i per la R+D com a polítiques capitals: el Pla Dinamarca 2020 proposa, entre d’altres objectius, que els escolars danesos haurien de ser dels més intel·ligents del món, i que el país estigui entre els primers en la creació d’igualtat d’oportunitats. Alhora, es proposa que almenys el 60% de cada cohort d’edat completi algun tipus d’educació superior.           


Sens dubte no es poden importar realitats econòmiques ni tradicions culturals, però en el debat sobre el futur de Catalunya necessitem referents com els de Dinamarca. Ens mostren amb tossuderia que una altra societat és possible: un país on l’educació i la creació de valor i de coneixement és al centre de la seva raó de ser. Apostem per ser la Dinamarca del sud d’Europa?   

dimecres, 4 de desembre de 2013

The future is hybridization

Article published in the Monography of the Centre d'Estudis Jordi Pujol "Training, labor market and enterprises", September 2013 

There is a recurring debate between labor market, training and enterprises. It is of great relevance in the current times of profound changes that society and economy are living. The economic and financial crisis, unemployment in general, bust specifically among young people, the debate on the professional qualifications and the needs of businesses and organizations, business models and human capital, globalization of economy, qualifications: all these are all very important issues for social and economic organization.


There is no doubt that old paradigms that have been in place for decades are disappearing in recent years. The old clear and sharp differentiation between education stage and the subsequent professional stage has completely collapsed. The concept of lifelong learning, which impliesa permanent state of training and retraining of us all, in an economy and a society far more changeable and dynamic. Moreover, the classic concept of training for a profession (or even for a job) has also been broken. The economy and the labour market increasingly generate new needs and new professional profiles that often cannot fit in the classic professions of the industrial and post -industrial. Every day more versatile profiles are required, more adaptability, where several fields of knowledge are intertwined and mixed, where the certainties of yesterday become temporary factors and are outdated today. The increasing interconnectedness between various professions and traditional knowledge breaks old patterns of a society and an economy that once was more predictable.

In this context, the paradigm that emerges strongly is hybridization. In ecology, hybridization is the process of mixing different species or varieties of organisms to create a hybrid. In our case, training, labor market and the enterprises are increasingly creating hybrid solutions to new social and economic realities. And it often does after acquiring professional skills as well as knowledge. For example, hybridization between the classroom and open learning or virtual education.It imposes increasingly open complementarity between training and classroom teaching classic: a good example is the recent phenomenon of the Massive Open Online Courses (MOOC). Open educational resources everywhere open new perspectives, which will be combined with formal education. Also, in close connection with this, we see that training is everywhere and not only in the classical classroom: learning and training are in the classroom, in college, in the laboratory, but also at work, in Internet, in the city. As the philosopher Daniel Innerarity says in his book La democraciadelconocimiento, the new knowledge society is defined by institutionalizing reflective mechanisms at all specific functional areas, which become learning tools of society. In this context , institutions such as universities, which are increasing its importance in the knowledge society, have lost their monopoly as the central institution in relation to the production of knowledge, and compete with her other institutions that produce knowledge and characterized by a more immediate praxis.

Another formula in which we find hybridization is between formal education and non-formal training. In this context, in several countries there are already underway accreditation processes and recognition of training acquired in non-formal learning either acquired in the workplace or in non-formal training.

In this regard, it is worth mentioning the increasing hybridization towards an increasingly internationalized training. Just aa few years ago the training processes had national borders, today the education of many people has becomeinternational: masters in other countries, international doctorates, but also in-company training in multinational companies, open education, etc.


The latter phenomenon of hybridization, probably the most relevant in terms of the relationship between labor market, enterprises and employment, is the dual or combined training. It seeks to encourage training processes closely linked to their applicability and the reality of companies and organizations of all kinds. The case of Germany in this dual tradition is paradigmatic. Companies tailor train young people adapting to their needs. These young students gain experience and get a first job at 20 or 21. In Germany, more than 55 % of young people opt for vocational training, and it has a high social prestige. In the German dual training system, young people devote half the time or more to paid internships and Social Security contributions. It is estimated that about 80 % of young people are employed by the company that has benefited from the program. It is a shared responsibility between the public and private sectors, with training based primarily on the practical requirements of companies. The benefits, according to the grouping of the chambers of commerce of Germany, are obvious. For companies it is a positive program that influences the content of vocational training. The costs of recruitment and selection are lower and ensure the next generation of skilled employees. For young employees, because they get relevant training for the labor market, acquire social skills and have a double motivation (economic and educational). Finally, for governments, the private contribution relieves public budgets and especially helps to consolidate a low youth unemployment rate. In Catalonia a dual training has been launched last year, and in this sense we should motivate all stakeholders - businesses, schools and government - to grow and strengthen the initiative. Also, anotherinitiative has been launched in our country that was much needed, in this case it is in the field of university-industry relationship: industrial doctorates. Here companies and universities share a research project and together train a future PhD holder- These examples usually end up developing their professional work in the company and therefore activate a R&D process as well as introducing innovation and competitiveness in the company. We find a good tradition in countries such as Denmark, France and the UK. Hybridization was imposed as a paradigm for the future.

dimarts, 3 de desembre de 2013

Formación y modelo de país

Artículo publicado en el diario ARA el día 28 de noviembre de 2013 

Cataluña vive un momento histórico, tanto por la crudeza de la crisis económica y social como por el debate político sobre su futuro como nación. En este contexto, hay que reflexionar sobre qué modelo de país queremos construir, y es necesario poner manos a la obra sin más dilaciones. En este artículo quiero referirme concretamente al complejo entramado entre modelo productivo, formación y sistema educativo, mercado de trabajo, competitividad y progreso social. Propongo algunas reflexiones basadas en evidencias y en estudios internacionales.

El Programa Internacional para la Evaluación de las Competencias de los Adultos (PIAAC) de la OCDE, presentado hace pocos días en Barcelona por iniciativa de la Fundació Jaume Bofill, ha evaluado el rendimiento en competencias básicas (comprensión lectora y matemáticas) de la población de 16 a 65 años de 23 países. El PIAAC señala que los países con los mejores resultados (Dinamarca, Finlandia, Japón) combinan sistemas educativos de calidad con formación para adultos también extensa y de calidad (tanto para  empleados como para los parados); enfatiza también que hay países que combinan adecuadamente grados de excelencia educativa y al mismo tiempo de equidad (Países Bajos, Australia). Finalmente, constata un hecho que ya conocíamos pero que es crítico: la formación es clave para el empleo, al mismo tiempo que los individuos con mejores competencias gozan de mejor salud y son ciudadanos más activos y comprometidos. En el caso de España (no tenemos datos desagregados para Cataluña), los datos son desalentadores: ocupamos el último lugar del conjunto de países europeos y de la OCDE en competencia matemática, y estamos en la penúltima posición en comprensión lectora. El aspecto positivo es que, junto con Corea del Sur, España es quien ha experimentado un progreso educativo más grande en los últimos años, fruto como sabemos del marco histórico de dónde veníamos y de la extensión de la educación en las últimas décadas. El aspecto claramente negativo que nos debe hacer reflexionar es el desperdicio, en el mercado de trabajo y en las empresas, de las capacidades y el talento. Es decir, disponemos de una alta proporción de trabajadores sobre cualificados, de los cuales no aprovechamos su potencial, incluso los forzamos a emigrar.

Todo ello nos lleva a una evidencia que ha remarcado Miquel Puig en estas mismas páginas: la incapacidad persistente de la economía española (y catalana) para crear puestos de trabajo de calidad. El consenso es amplio: debemos salir de la crisis y tenemos que construir un país mejor transformando el modelo productivo, haciéndolo competitivo internacionalmente y con mayor valor añadido. Y para ello es imprescindible diseñar y ejecutar políticas estrechamente interrelacionadas entre formación, mercado de trabajo, sistema productivo y políticas de empleo. Por el lado de la formación, tenemos un problema en la calificación intermedia de la población: debemos reducir la población activa con bajos niveles de formación y duplicar como mínimo la de nivel intermedio (bachillerato o ciclo de formación de grado medio), actuando decididamente contra el fracaso y el abandono escolar. Esto pasa claramente por una apuesta por la formación profesional y su proximidad a las empresas mediante programas en alternancia o duales. Al mismo tiempo, tenemos que incentivar una estructura productiva que base su competitividad en el valor añadido y la innovación y que, por tanto, cree empleo de calidad y no expulse a los trabajadores más cualificados y preparados, construyendo finalmente un círculo virtuoso como hacen las sociedades y economías más desarrolladas. Asimismo, debemos apostar decididamente por políticas de empleo modernas y ambiciosas: no crearemos más puestos de trabajo (ni de mayor calidad) reformando la legislación laboral, sino apostando por la formación a lo largo de la vida, el reciclaje profesional, la orientación laboral y los servicios de intermediación. Hay que preparar a los trabajadores para actuar en una economía de mayor valor añadido. Lo decía con mucho acierto Oscar Valiente en la presentación de los resultados PIAAC en Barcelona: hay que replantear de raíz las interrelaciones entre formación y empleo, apostando, como promueve la OCDE, por políticas más coordinadas entre formación, trabajo y promoción económica. Y este hecho implica que las diferentes áreas de gobierno (departamentos de la Generalitat, municipios) y los agentes empresariales y de formación trabajen estrechamente con programas rigurosos y permanentemente evaluables.


Un último dato para la reflexión: la inversión en educación en España se sitúa en el 4.7% del PIB (y bajando!), mientras que en Dinamarca representa ya el 7.8%. ¿Qué modelo de país queremos?